Cómo mantenerte en forma cuando estás de vacaciones

Para muchas, los días de vacaciones son sinónimo de ‘todo vale’ en lo referente a la dieta. Helados, alcohol, patatas fritas, refrescos o comida rápida se convierten en habituales y el “No pasa nada, estoy de vacaciones” en un rápido consuelo. Por otro lado, no hacer nada se convierte en un absoluto tan poderoso que el deporte pasa a ser la última prioridad en este periodo. Y, aunque nadie niega que las vacaciones son para disfrutar y descansar, abandonar los hábitos saludables que te han acompañado durante todo el año puede tener efectos negativos en tu mente y en tu cuerpo: desde un bajo estado anímico hasta problemas en las funciones básicas, como la digestión.

Mantenerse en forma vacaciones es mucho más factible de lo que parece. Implica cuidar los mismos tres pilares que has cuidado todo el año (dieta, deporte y descanso), de la siguiente forma.

  1. Cuida qué comes (y qué bebes)

No te dejes llevar por los excesos ni por el ‘todo incluido’. Trata de mantener, en la medida de lo posible, la dieta que sigues normalmente. De esta forma, evitarás problemas en el tránsito digestivo, como el estreñimiento. De todas formas, si los estás sufriendo, siempre puedes recurrir a las soluciones disponibles en la farmacia.

Comienza cada día con un desayuno completo, sigue la regla de las 5 comidas y haz elecciones saludables cuando vayas en un restaurante. Incorpora algunos sencillos cambios como beber agua con frutas en vez de refrescos o copas con alcohol, o tomar un polo de hielo en vez de un helado de crema. Pero, sobre todo, disfruta: de cada bocado, del lugar en el que estás, de la compañía…

  1. Haz deporte

Igual que en la dieta, también en el deporte deberías continuar con tu rutina, en la medida de lo posible. Así, no perderás la forma que has ganado durante todos los meses anteriores y te sentirás mucho mejor durante las vacaciones. Según cuál sea el plan de viaje, puede resultar complicado encontrar el momento de entrenar, aunque con estos trucos, seguro que te resulta más sencillo lograrlo.

Si no puedes hacer ejercicio todos los días, al menos hazlo siempre que tengas la posibilidad; todo suma y es mejor poco que nada. Si notas que la falta de deporte está afectando a tu tránsito digestivo, incrementa la ingesta de agua y de alimentos ricos en fibra, y utiliza ayudas de farmacia si fuera necesario.

  1. Descansa

Si descansar adecuadamente es esencial para sentirte bien durante todo el año, más lo será en los días reservados a ese fin, las vacaciones. Intenta dormir bien cada noche e incluir en el plan de viaje algunos tiempos para recuperar energía. Por ejemplo, si estás haciendo una ruta por varias ciudades, reserva algunos días entre traslado y traslado.

Olvidarte del estrés y la presión de la vida cotidiana y recuperarte, a nivel físico y mental, es lo que recarga las pilas, te hace sentir bien y poder estar de verdad en forma.

 

Claves para entrenar en vacaciones

  1. Lleva siempre tus zapatillas

Meter las zapatillas en la maleta es el paso previo imprescindible para poder hacer deporte cuando vas de viaje. Si tienes espacio, lleva también otras herramientas de entrenamiento como unas gomas o unas mancuernas. Si estas últimas no te caben, siempre puedes echar mano de dos botellas de plástico rellenas de arena. Tampoco olvides los básicos de cualquier neceser porque te ayudarán a sentirte mucho mejor durante todo el viaje.

  1. Créate el nuevo hábito (siempre que sea posible)

Salir a correr a primera hora todos los días, jugar a pádel antes de comer o hacer pesas al atardecer son algunas formas de mantener una rutina de entrenamiento, también en vacaciones.

  1. Hidrátate muy bien

Beber suficiente agua y tomar alimentos ricos en esta es muy importante durante todo el año, pero todavía más en vacaciones. Por un lado, si vas a entrenar y hace calor, sudarás más y necesitas una hidratación extra para evitar problemas como la deshidratación y el estreñimiento. Por otro, tomar al menos dos litros de agua cada día colabora en una buena salud intestinal.

  1. Lleva un entrenamiento preparado

Antes de irte de viaje, habla prepara una rutina para las vacaciones. Si vas con el compromiso de hacerla (ya sea yoga, running, musculación, pilates, bici…), es más fácil que la cumplas.

  1. Prueba nuevos deportes y aprovecha el aire libre

Snorkel, surf o natación, si estás en el mar; senderismo, escalada o mountainbike, si estás en la montaña. La oferta deportiva se multiplica en verano, así que aprovecha para probar esa actividad que siempre te ha atraído pero nunca has podido hacerlo.

  1. Protégete bien

Ten mucho cuidado con las temperaturas y con el sol si vas a entrenar en exterior. Antes de salir, comprueba que las condiciones climatológicas son adecuadas para el entrenamiento y nunca olvides utilizar una gorra y crema de protección solar resistente al agua, aunque esté nublado.

  1. Todo ejercicio suma

Recuerda que toda actividad física te ayuda a mantenerte en forma: pasear por la playa, andar por el monte, ir en bici de paseo… Organiza excursiones y actividades para intentar que el deporte sea parte de las vacaciones y no suponga un esfuerzo añadido.

 

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.