¡Sin dolor al afeitarse!

Afeitarse puede parecer muy simple, pero para que sea realmente un éxito siempre se debe de contar con una buena crema para afeitar, y tener una rutina de aseo personal adecuada antes, durante y después de afeitarse.

Entre las recomendaciones a seguir están:

 

  • Preparar la piel:

La mejor forma para preparar la piel es bañarse antes de realizar la afeitada, esto se debe a que cuando el vello está mojado se debilita y es más fácil de cortar.

  • Suavizar el vello antes de afeitarte:

 

Para que el proceso sea más simple, usar un aceite antes de afeitarse es ideal, ya que este va a suavizar el pelo y lo hace más manejable, además protege a la piel con los lubricantes que contiene.

  • Elegir una crema para afeitar suavizante:

 

En el momento de la afeitada se debe de usar la crema depilatoria más adecuada para el tipo de piel, y que sea un producto de calidad. Lo mejor es usar productos que contengan humectantes y eviten que la piel se llegue a resacar.

  • Masajes en la piel:

 

La manera en la que se prepare la piel va a influir en cómo esta reaccione a la rasuradora. Para ayudar a proteger la zona a rasurar, primero se pueden realizar pequeños masajes circulares con la crema de afeitar: de esta manera se formará una espuma espesa y abundante, además de que con estos movimientos le da un acabado más pulcro.

  • Afeitarse en el sentido de crecimiento del vello:

 

Lo más recomendado es afeitarse en el sentido o dirección en el cual el vello crece, esto reduce las posibilidades de que se irrite la piel o hasta tener vellos encarnados.

  • Usa una crema para después de afeitarte:

 

Cuando ya se termina el afeitado se debe de suavizar el rostro, esto se puede lograr con una crema idónea para el post-afeitado, de esta manera se aliviará el enrojecimiento e irritación, dejando la piel suave y saludable.