Top 5 para un cabello espléndido

El cabello es una de las partes del cuerpo que está más expuesto al ambiente y todas las actividades que se realizan durante el día, por eso el cuidado del mismo es muy importante.

Entre los hábitos que se deben de tener para mantener un cabello bien hidratado se encuentran:

1 Limitar el uso del champú: Si se lava con frecuencia el cabello, evitar usar champú todas las veces es lo recomendable ya que este acaba resecando el cabello y puedes eliminar en exceso la grasa natural del cuero cabelludo.

2 Realizar un pre lavado: Experimentar con tratamientos, aceites, mantecas naturales y mascarillas caseras que se dejen actuar por lo menos 20 a 30 minutos antes de lavar tu cabello, para darle más humectación al cabello.

3 Optar por el lavado con acondicionador: Si se hace de esta manera, se va a notar una gran mejoría en el cabello, no solo respecto a hidratación, sino que hará más manejable, suave y desenredado.

4 Sellado: Para prolongar la hidratación por más tiempo se puede aplicar un aceite, como por ejemplo aceite de coco, después de haberte aplicado la crema hidratante.

5 Tratamientos cada semana o quince días: Según la necesidad se usan para aportar proteínas y nutrientes, de esa manera se revitaliza el cuero cabelludo, y de paso prolongan la hidratación.

Cada persona debe encontrar el equilibrio ideal en cada uno de estos consejos, ya que cada cabello es diferente y por consiguiente las necesidades varían.

La porosidad es la habilidad que tiene cada hebra de cabello para absorber y retener la hidratación. En otras palabras, es la facilidad con que el agua y otras sustancias entran o salen del cabello.

Si el cabello es de porosidad baja va a resistir la absorción de productos para la hidratación, en estos casos lo ideal es utilizar champús y acondicionadores hidratantes

La porosidad normal o media hace que este tipo de cabello requiere poco mantenimiento, en este caso la cutícula no es tan cerrada, por lo que permite que el agua pase y penetre en el cabello sin exceso, manteniendo una humectación adecuada.

Y la porosidad alta, se da muy comúnmente en cabellos que han sido tratados químicamente con alisados, decoloraciones o tintes de baja calidad, así como por el uso continuo de altas temperaturas con planchas o secadores, etc. El problema principal de estos cabellos es que tan rápido como entran los productos con la misma facilidad se van, no retienen la hidratación en el cabello, así que es importante nutrir.