¡Adiós al Sedentarismo!

Ciertamente el estilo de vida actual, y sobre todo tomando en cuenta el factor de la pandemia 2020, ha dado a entender que la mayoría de personas se desarrollan en ambientes donde hay rutinas establecidas y pasan horas sentados detrás de un ordenador, tableta, televisor o algún otro dispositivo electrónico.

Por estos motivos se ha desarrollado en la mayoría de personas una vida sedentaria, donde hasta en el tiempo libre que se aprovecha para hacer actividades como ver una película, ir a un restaurante, asistir al teatro o incluso leer, requieren estar en una misma postura.

Cuando se hablan de actividades sedentarias, se hace referencia a las actividades en las que la posición en las que más está el cuerpo es sentado, y para ello se consume muy poca energía; se debe aclara que no es lo mismo un estilo de vida sedentario con inactividad.

Aunque estos dos conceptos suelen ser parecidos, las personas que no hacen ejercicio o algún tipo de actividad física son quienes llevan una vida inactiva.

No hacer ejercicio tiene un impacto negativo en la salud, según los expertos, si las personas físicamente inactivas cambian su estilo de vida, se podrían evitar muertes por problemas cardiovasculares e incluso de mala nutrición.

No hacer ningún ejercicio físico empeorará la condición física y mental, aumentando así el riesgo de una enfermedad. Una vez que las personas se enferman hay más sedentarismo; esto a su vez origina que la enfermedad empeore y dará lugar a una mayor pérdida de función, formando así un ciclo que va deteriorando paulatinamente el organismo.

Está más que demostrado que la actividad física tiene muchos beneficios para la salud. Recientemente se han realizado estudios que también demuestran la cantidad de ventajas que se pueden obtener con tan solo reducir el sedentarismo en la rutina diaria.

Para beneficiar la salud tanto a corto como a largo plazo, se debe prestar atención a aspectos como el ejercicio físico durante la semana y reducir el tiempo de sedentarismo.

Estos dos aspectos son independientes, porque el ejercicio físico por sí solo no es suficiente para reducir los efectos negativos del tiempo que se pasa en actividades sedentarias.

Para lograr ser menos sedentarios es importante evitar o interrumpir los largos periodos de tiempo que se pasa sentado o acostado, con pequeñas pausas o descansos activos en los que se realice algún movimiento como estiramientos o dando un breve paseo.

Se puede empezar con el cambio de pequeñas rutinas como caminar en vez de estar sentado mientras se habla por teléfono, Levantarse y moverse para traer agua, subir y bajar por las escaleras en vez de usar un ascensor o bien cambiar el tiempo de ocio inactivo por actividades que impliquen moverse.