ALIMENTACIÓN SALUDABLE

Una alimentación saludable consiste en ingerir una variedad de alimentos que brinden los nutrientes necesarios para mantenerse sano, sentirse bien y tener energía, se sabe que no sólo depende del tipo de alimentos que se consuma, sino también de los hábitos y costumbres que se sigan a la hora de alimentarse cumplen un papel importante de para lograr mantener una buena salud.

Es tan necesario conocer los alimentos que portan beneficios como aquellos que son más perjudiciales o que están menos recomendados, de manera que se pueda establecer una dieta variada y equilibrada que no excluya nutrientes, proteínas, carbohidratos, grasas, agua,  vitaminas y minerales necesarios para que el organismo lleve a cabo de una manera correcta las funciones que mantienen vivas a las personas.

Con buenas prácticas alimentarias, el ser humano consigue desarrollarse con menos trastornos en su salud, donde se minimiza el riesgo de contraer determinadas enfermedades, incrementando su bienestar y reforzando su sistema inmunológico, así que alimentarse no se debe de considerar solamente como la manera de obtener la energía necesaria para las actividades del diario vivir sino que el consumir productos saludables ayudará a conservar la salud.

La nutrición es importante para todos si se combina con la actividad física ideal para cada individuo y se mantiene un peso saludable, es una excelente forma  de ayudar a estar fuerte y saludable, donde hasta el estado de ánimo y el nivel de energía se ven afectados de una manera positiva.

Hay otros factores, como lo son la cultura y los hábitos alimenticios familiares que pueden llegar a comprometer la correcta alimentación,  ya que existen prácticas  poco saludables; sin embargo, es importante intentar seguir en la medida de lo posible lo que se considera como buenas pautas alimentarias.

Consumir frutas y verduras es de suma importancia debido a que contienen la mayoría de vitaminas y nutrientes esenciales para el correcto funcionamiento del cuerpo.

El realizar cinco comidas durante el día es lo ideal para la salud, aunque por las diferentes responsabilidades y las actividades diarias se dificulte el cumplir esta recomendación, siempre se debe de hacer un espacio para dos meriendas entre las tres comidas principales; lo verdaderamente importante es no dejar tanto lapso de tiempo sin algún alimento entre comidas.

Tener una dieta equilibrada es fundamental para un buen desarrollo, no se debe de excluir casi ningún alimento, siempre van a existir alimentos que aporten más beneficios que otros, pero la clave es priorizar e incrementar el consumo de productos sanos mientras se reduce la ingesta de alimentos que consumidos en exceso son perjudiciales para la salud.

Ingerir los alimentos en pequeñas cantidades es lo más recomendado, de igual manera depende del tipos de comida que se ingiera, ya que no se come lo mismo en el desayuno que en el almuerzo o en la cena; el desayuno debe contener bastantes carbohidratos para tener energía, en el almuerzo se debe de consumir el 50% de las calorías y en la cena la porción de comida tiene que ser pequeña y por lo menos tres horas antes de ir a dormir para que haya una correcta digestión.

Establecer un horario regular para las comidas también es un factor determinante para mantener una dieta balanceada, de esta manera se favorecerá el autocontrol, ya que el apetito estará regulado por el horario de las comidas; además la comida entre horas no indicadas incrementa el riesgo de consumir alimentos hipercalóricos.

De igual manera para poder complementar la alimentación saludable, se debe de incluir el ejercicio, donde lo ideal es tener de 30 a 45 minutos de actividad física, y la correcta hidratación.

Lo más importante es ser constante, tener determinación para lograr los objetivos propuestos a pesar de las obligaciones y sin olvidar descansar las 8 horas diarias.