Mascarillas para Hombres

La creencia de que el rostro masculino no ocupa cuidados como el rostro de las mujeres es bastante errónea, la dermis de los hombres también necesita sus cuidados y atención para lucir de la mejor manera posible.

La piel de los hombres y de las mujeres es distinta, entre los tres los factores fisiológicos que las diferencian se puede encontrar el espesor, la firmeza y la secreción sebácea. Hay varios factores que por naturaleza dañan la piel, por ejemplo, la práctica del afeitado produce en muchos chicos irritación y brotes que no son nada cómodos.

Es por eso que las mascarillas faciales para hombres se transforman en un buen aliado, cuando se busca mantener una buena salud en tu piel. Estos tratamientos mejoran las capas superficiales del rostro y también las más profundas, dotando de nutrición y energía a la piel.

También ayudan a mantener un rostro sano, realizan una profunda limpieza de la piel, proporcionan la humedad necesaria en las capas de la piel, exfolian y además eliminan las células muertas de la piel purificando el rostro.

Entre las mascarillas del tipo exfoliante que ayudan a eliminar células muertas y secreciones de la piel, se puede encontrar la mascarilla de miel y almendras, donde se trituran las almendras hasta que queden en un polvo fino, se añade un poco de limón, se aplica suavemente, se deja actuar por 15 minutos y se retira con agua tibia.

Está también la mascarilla de avena, en la cual se agrega miel de abeja, leche y gotitas de aceite de oliva, se procede a masajear el rostro y se retira con agua tibia. La piel queda sumamente suave con esta mascarilla.

Si lo que se desea es una mascarilla hidratante para evitar la evaporación del agua superficial de la piel, creando una barrera de protección y favoreciendo la desaparición de las arrugas y reafirmando las líneas de expresión facial, se puede encontrar la mascarilla de pepino, donde se realiza una pasta con él, se extiende por el rostro y luego se retira con agua fría.

Una mascarilla con frutas es idónea para por el contenido de agua, se pude usar sandía, banano y fresas, se aplica sobre el rostro y cuello y luego se retira con agua fría para activar la circulación sanguínea.

Para las mascarillas que ayudan a la renovación celular se pueden utilizar una mascarilla de yogurt natural, el cual ayuda con las arrugas, se deja por unos 20 minutos y se puede combinar con semillas de hinojo; se retira con agua tibia.

La mascarilla de miel y huevo es mágica para una piel tersa, solamente se combinan dos cucharadas de miel con una clara de huevo batida, se procede a mezclar con una cucharada de zumo de limón y se aplica en el rostro, masajeando suavemente.

Hay mascarillas que sirven para el control de espinillas o barritos en el rostro, así que una mascarilla con jabón activado es ideal, ayuda también con las zonas rojas y cicatrices que puedan estar en esta zona.