Tipos de iluminadores

El mundo del maquillaje es tan amplio como productos de maquillaje hay, y es por eso que los iluminadores tienen varias presentaciones según las necesidades de cada persona que los utilizan, en los últimos años ha sido de gran tendencia utilizar el iluminador para tener un maquillaje perfecto.

En el mercado se pueden encontrar iluminadores según su textura, ya que hay algunos que son en polvo, es el tipo de iluminador más tradicional y famoso, es bastante fácil de utilizar y aplicar. La mayoría de marcas de maquillaje tiene entre sus productos iluminadores en polvo.

Además, cabe resaltar que este es el mejor tipo para pieles grasas, el polvo se adhiere mejor a este tipo de piel, ya que muchas veces los productos cremosos causan más sebo o bien se desvanecen con mayor facilidad.

Si se quiere un aspecto muy natural, se puede aplicar el iluminador y difuminarlo con ayuda de una brocha grande para polvos, mejor si es plana. Disminuirá la cantidad de producto y quedará mucho más integrado en la piel, uniéndose al resto del maquillaje.

También hay iluminadores líquidos, es un iluminador muy versátil, gracias a su textura son útiles para distintas funciones y adquirir distintos efectos; es un producto ligero que se extiende con facilidad; es idóneo para las pieles secas, ya que no solo aporta luz, sino que tienen propiedades hidratantes a su vez.

Existen iluminadores en crema, estos están en el medio de los líquidos y en polvo, tienen una textura más cremosa, densa y compacta; su uso es un poco limitado, pero sencillo de aplicar. Este tipo de iluminador se coloca encima de la base de maquillaje, antes de aplicar los polvos matificantes.

Entre las formas que se encuentran para utilizar este maravilloso producto es debajo de la base, se aplica luego de la crema hidratante normal, y antes de usar la base de maquillaje; se aporta una luz sutil y grandiosa por todo el rostro. La base debe ser de cobertura ligera o media, para no perder el efecto del iluminador.

Otra forma es encima de la base, se usa en puntos estratégicos como como pómulos, nariz, mentón y en el arco de cupido.

Para un efecto realmente brillante y más visible, se puede mezclar la base de maquillaje con el iluminador, lo cual da un acabado muy luminoso e intenso; es ideal aplicar esta fórmula con bases que son de color mate.

No sólo existen iluminadores de distintos tipos según su formato, sino que también hay muchos iluminadores clasificados según el tipo de brillo que contengan; por ejemplo, hay iluminadores que añaden partículas de brillantina, así el efecto que proporcionan es bastante intenso y esto hace que sea un tipo de iluminador más apto para la noche que para el día.

Por otro lado, los iluminadores nacarados desprenden un brillo mucho más natural y quedan más disimulados en el rostro, aunque también pueden llegar a proporcionar un brillo de alta intensidad, el resultado es más elegante y formal.

Los iluminadores sin brillo son un tipo de iluminador que no aporta un efecto brillante a la piel, son de acabado mate, pero sirven perfectamente para destacar y elevar visualmente zonas del rostro.

Hay distintos iluminadores, lo ideal es corroborar el producto que beneficie más al tipo de piel o evento al que se deba de asistir.