Peeling Facial

El peeling facial es un tratamiento estético que busca mejorar la apariencia y textura de la piel, se le conoce también como exfoliación química o dermoabrasión; este procedimiento mejora la piel por medio de la destrucción de tejidos, para permitir la creación de nuevas capas de la dermis y la epidermis.

El peeling sirve para tratar diversas lesiones cutáneas que se producen por diferentes causas, como cicatrices moderadas derivadas del acné, manchas, arrugas, queratosis solares y lentigos faciales.

La base de esta técnica reside en provocar la muerte del tejido dañado para que luego la piel se regenere a partir de las capas más profundas de la dermis y de folículos pilosos no dañados. El peeling superficial no requiere anestesia, normalmente cada sesión dura unos 30 minutos y la cantidad de sesiones va a depender del estado de la piel de cada persona.

Luego de este tratamiento es importante no exponerse al sol por 15 días, utilizar bloqueador solar y utilizar productos cosméticos que ayuden a mantener la piel hidratada.

Hay varios tipos de peeling de acuerdo a la técnica utilizada (peeling químico o mecánico) y a la profundidad del tratamiento (superficial, medio y profundo), entre los cuales se encuentran:

Peeling Superficial: Este se emplea en todo tipo de piel, trabaja en la capa más superficial de la piel y se puede utilizar para arrugas leves y poco profundas.

Peeling Medio: Es perfecto para tratar las arrugas de expresión, manchas de sol y marcas de acné, las sesiones de este peeling se pueden repetir cada 5 o 6 semanas.

Peeling Profundo: Esta técnica se usa para tratar lentigo solar, todo tipo de arrugas, cicatrices y manchas producto del sol, es una técnica fuerte para la piel, por lo que las descamaciones y enrojecimiento pueden durar hasta 5 días. Para repetir la sesión debes esperar al menos 2 meses.

Peeling mecánico: Esta técnica consiste en la utilización de un dispositivo mecánico que posee dos cabezales de acero que giran a altas revoluciones sobre la piel, el movimiento de los cabezales permite obtener una exfoliación muy suave y superficial con el que se logra una regeneración celular y se incrementa la producción de colágeno, de esa manera se puede conseguir un incremento en la elasticidad y tono de la piel.

Peeling químico: Consiste en la aplicación controlada de sustancias químicas corrosivas para la piel con el fin de producir la eliminación de la epidermis y de partes variables de la dermis que, posteriormente, serán reemplazadas por otras nuevas.

Se debe ser consciente que el emplear sustancias sobre la piel puede traer algunas consecuencias, por lo cual es necesario seguir las recomendaciones del especialista y establecer una serie de cuidados post peeling para garantizar el éxito del tratamiento y evitar posibles complicaciones.