Canela y sus beneficios

La madre naturaleza nunca deja de sorprendernos, la canela es un condimento/ especia utilizada en forma de polvo o en palito para preparar diversos platillos culinarios, además de su usual uso en la cocina, también puede prepararse en forma de té o para usarse como una tintura.

Este alimento al ser consumido tiene grandes beneficios como:

  • Controlar el azúcar, por ende, funciona y se recomienda en personas que sufren enfermedades como diabetes.
  • Tiene un efecto antibacteriano y antiinflamatorio en el organismo, lo que beneficia a las personas que tienen algún trastorno en el sistema digestivo.
  • Estudios han demostrado que la canela tiene un efecto en el estado de ánimo, por lo cual ayuda a controlar el estrés y disminuir la fatiga.
  • Cuando se consume canela, la misma proporciona una sensación de saciedad, por lo cual disminuye el apetito y a su vez, se puede utilizar como producto complementario para adelgazar.
  • La canela tiene influencia en los tejidos del cuerpo, por lo cual se puede utilizar para disminuir la presión arterial donde relaja los vasos sanguíneos, reduce la acumulación de grasa y hasta ayuda a combatir infecciones en las vías respiratorias.

Todos estos beneficios se deben a que la canela es rica en mucílagos, gomas, resinas, cumarinas y taninos que le confieren propiedades antioxidantes, antiinflamatorias, antibacterianas, antivirales, antifúngicas, antiespasmódicas, anestésicas y probióticas.

 

La canela es muy sencilla de encontrar, se puede conseguir en el supermercado ya sea en palitos, polvorizada o inclusive en tiendas de productos naturales en forma de aceite esencial.

Una de las formas más común en consumirla es en té, la mejor manera es hacerlo directamente con las ramas de canela o bien se añadir un poco a otras infusiones como, por ejemplo, cuando se consume té de chai.

Las contraindicaciones de la canela están sobre todo relacionadas con el exceso de su consumo, siempre debe ser con medida y no sobre pasarse al consumirla; en dosis elevadas puede llegar a causar efectos tales como somnolencia, calambres o incluso, sensación de tristeza

Se debe evitar principalmente en las mujeres embarazadas, ya que puede dañar la placenta o bien generar el adelanto del parto y en los bebés o niños pequeños es preferible evitarla ya que pueden presentar ciertos riesgos como reacciones alérgicas.