Regalo de la Naturaleza: La Pitahaya

Centroamérica es una de las regiones más exquisitas del mundo, no solo culturalmente, sino que gracias al clima que posee se puede encontrar una gran variedad de especies tanto en flora como en fauna.

La pitahaya es una de las frutas que se pueden considerar exóticas y que tiene su origen en América Central, entre Guatemala, El Salvador y Costa Rica; se le conoce también por el nombre de Fruta del Dragón.

Se puede encontrar en dos presentaciones, la primera es con su singular color rosado y forma redondeada con hojas verdes parecidas a escamas y la segunda es de un color amarillo, esta última tiene un sabor más dulce.

Esta fruta es un gran alimento, posee un bajo aporte calórico debido a su gran porcentaje de agua que es de un 80%, lo que permite que se pueda consumir en dietas para bajar de peso y también es una buena opción para hidratarse, por lo cual posee propiedades diuréticas

Esta ha sido de estudio por sus propiedades nutricionales y bacterianas, dando como resultado que ayuda a mejorar la digestión porque contiene fibras que combaten el estreñimiento y fortalece el sistema inmunológico.

Posee una sustancia llamada tiramina, que activa una hormona en el organismo llamada glucagón, estimulando al propio cuerpo a utilizar las reservas de azúcar y grasa para transformarlas en energía.

Otros de los beneficios al consumir esta fruta es que proteger las células del organismo, ya que es rica en antioxidantes; combate enfermedades cardiovasculares debido a que sus semillas contienen ácidos grasos como el omega 3 y omega 6.

Además, es altamente rica en minerales como hierro, magnesio, calcio, fósforo y vitaminas B, C y E, ayudando a combatir enfermedades como anemia y osteoporosis.

 

La pitahaya contiene un sabor suave y dulce, agradable para cualquier paladar, su pulpa es jugosa, densa y un poco esponjosa; se puede consumir de la manera natural o inclusive en ensaladas.

También es procesada en refrescos, batidos, zumos, mermeladas, jaleas, siropes o dulces. La pulpa puede ser utilizada para preparaciones variadas como yogures, tartas y helados; todo depende de la imaginación y gusto culinario.