¡Cambio de Estilo con Pava!

Los cambios siempre son buenos, y ¿qué mejor momento para enfrentar el cambio actual mundial con todo el ánimo y positivismo que se pueda?

Hay muchos factores que influyen en la manera de cómo se sienten interna y emocionalmente las personas, una de las situaciones que favorece a aumentar la autoestima y sentirse feliz es un cambio de apariencia.

Un gran elemento que cuenta el rostro es el conocido flequillo o pava, aporta un gran cambio para cualquier mujer, para poder realizar este corte se deben tener ciertas precauciones o medidas.

Lo primordial es realizar este corte con el cabello seco, para de esa manera tener clara la longitud deseada, cuando está húmedo es más largo y cuando se seca se contrae, por lo que da un corte más pequeño del establecido en un principio.

Para poder tener un buen corte, se deben usar los implementos correctos, las tijeras deben ser especiales para el cabello, ya que las normales empujan el cabello hacia delante mientras se usan y no queda correcto el cabello.

Tener una buena luz a la hora de empezar a cortar es fundamental, ponerse cerca de un espejo con buena iluminación y así evitar hacer sombras indeseadas.

Un buen método es realizarse una cola o por lo menos sujetar el cabello de la parte lateral con prensas, solo así se puede establecer adecuadamente la anchura del flequillo, cuya proporción ideal es cuando el límite del flequillo enmarca delicadamente la cara.

Antes de empezar, se debe de peinar la pava y soltarla ligeramente con los dedos para que caiga de forma natural. Después, se toma el cabello entre los dedos índice y corazón, levantándolo ligeramente mientras se va cortando.

La pava no se debe de cortar demasiada separada de los lados, la regla es solamente un poco más allá de los extremos de los ojos. Las proporciones en relación a la cara deben ser correctas. De hacerlo más separado, por ejemplo, una cara con forma circular parecerá aún más redonda.

La longitud ideal es en el extremo más bajo de las cejas, hasta ese punto es ideal cortar; para que el corte sea preciso, lo ideal es ir aproximándose gradualmente al resultado deseado con pequeños incrementos, comprobando frente al espejo si la longitud va bien o se necesita cortar más.

Y por último, es ideal ir retocando la pava cada 15 días, y no esperar realizar un corte después de muchas semanas, donde haya crecido bastante y cueste más.